¿Cómo ayudar a los niños con los deberes escolares?

30-01-2018

Los deberes escolares son necesarios para fijar los contenidos que se han abordado durante las clases en el colegio. Hay niños que son constantes y no les cuesta trabajo sentarse después de la merienda a hacer sus tareas. Sin embargo, hay otros niños que necesitan más apoyo para llevar al día los deberes. En ambos casos, los padres deben acompañar a los niños, vigilar que cumplen sus obligaciones y ayudarles siempre que sea necesario. Algo que es muy distinto a hacer los deberes de los hijos.

Al hacer los deberes, los niños aprenden a:

  • Leer y seguir instrucciones de forma independiente.
  • Distribuir y organizarse el tiempo.
  • Ser responsables y dar lo máximo de sí mismos. 

Área de estudio

Es imprescindible que su hijo tenga una zona donde pueda hacer los deberes, bien iluminada, cómoda, provista de material escolar, tranquila y alejada de posibles distracciones. 

Si su hijo necesita el ordenador para hacer los deberes, intente que el aparato se encuentre en una zona común en vez de en su dormitorio, de forma que se evite que gaste el tiempo chateando con sus amigos, jugando a videojuegos, o visitando páginas de Internet de entretenimiento. 

El apoyo de los padres

Motivar a los niños día a día es una tarea imprescindible para que los deberes no se conviertan en algo aburrido.

  • Establezca una rutina de trabajo.
  • Inculque habilidades organizativas a su hijo.
  • Disponibilidad: A veces es difícil compaginar la vida laboral con la familiar, pero recuerde que es necesario que esté disponible para ayudar a su hijo en las tareas escolares. Siempre se puede sacar un rato al día para revisar su trabajo.
  • Contacto: Las tutorías y reuniones con los profesores mantienen el contacto entre los padres, los hijos y los profesores.Anime a su hijo a pedir ayuda.

Problemas

Las quejas constantes de los niños sobre los deberes o el hecho de que les cueste hacerlos, puede indicar un problema – TDAH, dificultades visuales o auditivas – que pueden estar interfiriendo en su progreso académico.

En la mayoría de los casos, los niños solo necesitan aprender y practicar unos buenos hábitos de estudio. Si por el contrario, crees que el motivo de las quejas puede ser algún problema mayor, le recomendamos que recurra a profesionales que le puedan ayudar.