¿Deberes en verano? Ventajas y desventajas de hacer tareas escolares durante las vacaciones

09-07-2018

Cuando acaba el curso y empiezan las vacaciones, los pequeños de la casa saben que ha llegado la época de divertirse todo lo que puedan, de poder jugar a todas horas, de ir a la playa, a la montaña o a cualquier país extranjero, de despedirse de los compañeros de clase y también de las rutinas escolares... Pero llega el último día de cole y muchos salen del centro escolar con deberes estivales pautados. ¿Es recomendable que los hagan o los padres pueden decidir eximirles de hacerlos?

Normalmente el verano es un periodo ideal para que los niños y adolescentes aprovechen para leer todo lo que puedan. Sobre todo aquello que más les guste. Es buena idea visitar la biblioteca de la ciudad de manera frecuente y que sean ellos los que elijan sus propias lecturas. Es aconsejable que, en algún momento, un profesional —bibliotecarios o libreros especializados en literatura infantil y juvenil— haga recomendaciones basándose en las preferencias y gustos de los lectores, sobre todo para abrir puertas a otros géneros o historias que hasta ese momento ellos no conocían.

Pero al margen del tema de la lectura, que es importante en todas las épocas del año pero en especial en verano, que es cuando tienen más tiempo, ¿qué hacemos con el resto de las materias escolares y con los deberes que hayan mandado de cada una de ellas?

No podemos hacer afirmaciones tajantes porque, como en todo, cada familia descubrirá por sí misma qué es lo que le viene mejor según sus circunstancias. Pero podemos ayudaros a llegar a unas conclusiones que os sirvan desgranando las ventajas y las desventajas que tiene cada postura. ¿Nos acompañas?

Ventajas de hacer deberes durante el verano:

  • Muchos padres, profesores, pedagogos y otros expertos están de acuerdo en que realizar tareas escolares durante los meses estivales es beneficioso para los niños porque es una manera de que no olviden, tras tantas semanas de relajación, todo lo que han aprendido durante el curso anterior. Los deberes funcionan como un puente entre un curso y otro que permiten que empiecen el siguiente con los conocimientos más frescos.
  • Practicar con ejercicios lo que ya conocen es relevante también porque consolidan habilidades y competencias que podrían olvidar fácilmente si no las utilizan. Esto es especialmente útil para aquellos niños a los que les ha costado más superar el curso o han tenido algún suspenso en alguna asignatura, ya que así no se quedarán atrás y podrán comenzar en septiembre de nuevo con fuerza suficiente para afrontar el siguiente reto. Esto repercute en la autoestima y en el ánimo con el que se enfrentan al año escolar.
  • Hacer deberes obliga de alguna manera a establecer unos hábitos de trabajo. Con poco esfuerzo al día pueden aprender a gestionar su tiempo y sus obligaciones y además al empezar el nuevo curso el hábito ya estará implementado y se les hará mucho más fácil. Además, en verano, cuando están más relajados, es el momento ideal para que puedan aprender estas técnicas de gestión del tiempo.

Desventajas de hacer deberes durante el verano:

  • Hay también muchas personas que están muy en contra de que los niños hagan deberes en estas fechas, ya que los consideran perjudiciales. En opinión de estas personas, los niños en sus vacaciones necesitan desconectar de la rutina y del trabajo exactamente igual que hacemos los adultos durante las nuestras. Los menores necesitan dejar atrás el estrés del curso y de alguna manera disfrutar de unas vacaciones libres de deberes es una recompensa para ellos.
  • Muchas familias tienen “discusiones” acerca de este tema, ya que los menores no quieren hacer los deberes, y de esta manera se continúa con la rutina de problemas y de riñas en casa. Si en esta época descansan ellos, la familia entera puede descansar también de esos momentos de tensión. Además, la familia así no tiene que depender de que los deberes estén hechos para realizar los planes previstos, y todo el mundo puede disfrutar sin requisitos previos.
  • Hay otras actividades divertidas con las que los niños pueden aprender otras cosas y que pueden realizar en la naturaleza, en campamentos de verano o en talleres. ¡No todo se puede aprender en los libros, y el verano es una época maravillosa para vivir nuevas experiencias!

A favor o en contra, lo que siempre es una buena opción para toda la familia es la compañía de un libro en verano y aquí podéis encontrar la mejor oferta para todas las edades: https://www.elcorteingles.es/libros/?level=1

Quizá te interese