Cinco pasos para dormir a tu bebé

El descanso es un momento fundamental en el día a día de un bebé y un proceso de vital importancia para su desarrollo. Sin embargo, no siempre resulta fácil hacer que los más pequeños concilien el sueño. Establecer algunas rutinas y llevarlas a la práctica de forma reiterada, aportará a tu bebé tranquilidad y confianza y en consecuencia, le ayudará a descansar y a sentirse más seguro y relajado. A continuación te mostramos varios ejemplos sobre algunos efectivos rituales del sueño. ¡Presta atención, mamá!

  • ¡Es la hora del baño! Darle a tu bebé un reconfortante baño de agua caliente antes de dormir, le ayudará a relajarse después de un intenso día. Te recomendamos que lo hagas entre las 7 y las 8 de la tarde a una temperatura aproximada de 37º Añade al agua unas gotas de aceite perfumado, ¡le ayudará a empezar a descansar!
  • Después del baño... ¡se merece un masaje! Ayúdate con unas gotas de aceite o un poquito de leche hidratante, para realizar un relajante masaje a tu pequeño tras su baño. Hazlo efectuando suaves movimientos rotatorios desde sus hombros y bracitos, hasta sus piernas y pies, pasando por su carita... ¡le encantará!
  • La cena ¡y a dormir! Sitúate en un lugar tranquilo y apartado del ajetreo diario para darle a tu pequeño la última comida del día. No olvides que el entorno es muy importante. Una luz tenue, música relajante, una actitud tranquila y calmada o que le susurres mientras le alimentas, ¡hará que caiga rendido!
  • Adiós miedos. A determinada edad, algunos niños suelen sentir miedo e intranquilidad a la hora de dormir. Para ellos el momento de irse a la cama supone separarse de su madre, alejarse de sus juguetes y de todos esos estímulos que tanto despiertan su curiosidad. Una lamparita o algún juguete luminoso, ¡le harán sentirse más seguro y arropado!
  • ¡Dulces sueños! El momento de separarse de ti puede angustiarle, por ello te recomendamos permanecer un ratito a su lado, contarle un cuento, abrazarle y mimarle antes de que se duerma. Poco a poco él mismo aprenderá a encontrar los recursos para dormirse solito. ¡Solo necesita un poquito de tiempo para adaptarse!

Quizá te interese