Ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel son unos ejercicios que están destinados a fortalecer los músculos pélvicos. También están recomendados para evitar alteraciones comunes como la incontinencia urinaria o para facilitar el parto.

¿Por qué es bueno hacerlos?
  • Porque eliminas la incontinencia que se produce por el peso del bebé durante el embarazo.
  • Estás facilitando el parto.
  • Evitas prolapsos de los órganos del área después del parto.
  • Ayudas a la circulación sanguínea en el área rectal, reduciendo la posibilidad de hemorroides y curando posibles desgarros.
  • Recuperas la fuerza pélvica y luchas contra la incontinencia.
  • Esa tonificación muscular te ayudará, además, a recuperar las relaciones íntimas con tu pareja de una forma natural después del parto.

¿Cómo se realizan?
  • Vacía la vejiga del todo antes de realizar los ejercicios.
  • Contrae los músculos de la vagina durante 3 segundos y relaja. Repite 10 veces.
  • Contrae y relaja lo más rápido que puedas.
  • Imagina que tratas de sostener algo con la vagina, mantén esta posición durante 3 segundos y relaja. Repite este ejercicio entre 10 y 15 veces, una media de 3 veces por semana.
  • Si sigues esta rutina, en unas semanas notarás la diferencia. Sobre todo se verá reflejado en todo lo relacionado con la incontinencia urinaria.

También debes hacer ejercicios de Kegel tras el parto. Practícalos varias veces al día después de dar a luz, podrás prevenir las pérdidas de orina, recuperar la fuerza del suelo pélvico y recobrar el control urinario. De hecho, puedes seguir practicándolos durante muchos años ya que ayudan a prevenir la incontinencia urinaria y el prolapso de órganos pélvicos.

Quizá te interese