Estimulación del bebe

La estimulación de un bebé comienza desde que abre sus ojitos, huele a su madre o toca su cabello. En definitiva, nuestro pequeño explorador comienza su aventura en este mundo y es muy importante para él desarrollar todos sus sentidos libremente y sin agobiarle o forzarle. Debemos tener en cuenta que cada bebé es diferente, y cada uno tiene su propio ritmo de aprendizaje; además el pequeño no debe sentir hambre, sueño ni estar incómodo.

  • Hay un montón de juegos para estimular al bebé, que suponen diversión tanto para él como para ti. Las caricias y masajes son grandes estímulos; jugar con su cuerpo y nombrar las partes que tocamos aumentará su inteligencia y su sentido del tacto.
  • Como sabemos los bebés pasan muchas horas al día durmiendo y un buen estimulo para este momento es colocar móviles en su cuna que le mantendrán entretenido y servirán como estimulo visual y sonoro, los peluches y juguetes blanditos desarrollan su tacto. Cambiar sus juguetes cada cierto tiempo le provocará nuevos estímulos.
  • Colocar al bebé boca abajo fortalecerá su columna y su desarrollo, y es un paso previo a iniciar el gateo. Enseñarle objetos, ocultárselos y hacer sonidos con ellos (cucú-tras) también es muy buen ejercicio para su desarrollo mental. Acuérdate de estar siempre a su vista y hablarle, reír, y contarle que es lo que tiene a su alrededor.
  • Los baños son un festival de estimulaciones, el agua entrando el contacto con su piel y su sonido al chapotear, los olores de los jabones y champús, los juguetes que flotan en el agua... todo un paraíso para los sentidos.

Es muy importante que su desarrollo físico vaya parejo con el emocional, recuerda que esta es una etapa única y en la que se creará un gran vínculo entre vosotros dos.

Quizá te interese