Guardería, Pros y Contras

07-11-2017

Tu peque no deja de crecer y casi sin darte cuenta ha llegado el momento de tomar una importante decisión: guardería, ¿sí o no? Hay unos cuantos ‘pros’ y ‘contras’ al respecto, además del ligero “trauma” que supone para una mamá dejar a su hijo en manos de otras personas (profesionales, sí, ¡pero no son ella!).

  • Por un lado, hay muchas cosas positivas que la guardería puede aportarle a tu pequeño. Ampliar sus relaciones interpersonales conociendo a otros niños, desarrollar el sentimiento de pertenencia a un grupo y desarrollar su lenguaje y comunicación, son solo algunas de ellas. Además, la guardería es un lugar donde puede divertirse, jugar compartiendo y aprender a dialogar y comprender a otros.
  • Por otro lado, sabemos que tus preocupaciones con respecto a la guardería son muchas: ¿Será demasiado pequeño? ¿Es correcto que vuelva al trabajo y no cuide de él? Si a esto le añadimos la creencia de que un niño que va a la guardería antes de los dos años, padece más infecciones respiratorias y otitis, que uno que no… ¡Tu cabeza se convierte en un mar de dudas!

Cada situación es muy diferente. Si decides llevar a tu peque a la guardería, la clave es encontrar un centro que se adapte a ti, a tus necesidades y a tus horarios. Y si por el contrario piensas que es demasiado pequeño para ello, ¡no te agobies! Cuando sea un poquito más mayor tendrá ocasión de relacionarse con otros peques y aprender cientos de cosas en el cole.