Hinchazón de pies y tobillos durante el embarazo

En las embarazadas es muy común sentir hinchazón, la cual suele aparecer a partir del tercer mes de embarazo. La hinchazón se hace presente a través de una sensación de peso y dolor en las piernas, aunque en algunas ocasiones también aparece en los brazos.

Existen diferentes motivos que pueden causar hinchazón, como la retención de líquidos, el aumento de la sangre circulante, la compresión de la región pélvica -el desarrollo del feto comprime la región pélvica-, e incluso el aumento de peso, ya sea por la dieta que estás llevando o por un embarazo múltiple.

No te podemos asegurar que no vayas a sufrir hinchazón durante el embarazo, pero intentar prevenirlo puede ayudar. Las mamás que llevan una vida saludable son menos propensas a sufrir hinchazón, alimentarse correctamente, hacer ejercicio físico, no fumar y controlar el peso, suele ayudar.

Algunos consejos para que las molestias sean menores:

  • Disminuir la cantidad de sal en las comidas e introducir en tu dieta fruta, verdura y cereales, y por supuesto, evitar las comidas grasas.
  • Poner las piernas en alto, especialmente en los días de más calor o aquellos en los que pasas mucho tiempo sentada o de pie.
  • Evitar el sedentarismo, el ejercicio mejora la circulación. Caminar, practicar yoga, pilates o gimnasia en el agua, hará que disminuya la hinchazón.
  • No acalorarse, para ello lo mejor es evitar las horas de más calor, utilizar ropa holgada y refrescarse a menudo. 

Normalmente la hinchazón no suele ser un problema importante, simplemente molesto, pero si percibes que empieza a ser algo anormal, como un aumento considerable de peso, hormigueo en las manos, dolores de cabeza o incluso limitaciones en el movimiento, debes acudir a tu médico.

Quizá te interese