Papás primerizos

No existen grandes diferencias entre madres y padres primerizos, en ambos casos la inexperiencia y las ganas de hacerlo lo mejor posible son las dos caras de la moneda.

Es muy importante tener en cuenta a los padres, los cuales en muchas ocasiones se ven desplazados tanto en el embarazo como en la maternidad. Que muchos padres se pierdan la paternidad o se mantengan distanciados en los cuidados del bebé es una pena, pues crea una conexión muy especial y sirve de gran ayuda a la mamá.

Es importante que sepas que no existen padres perfectos, todos cometemos errores, pero ello nos ayuda a mejorar. Nosotros te contamos algunos de los más frecuentes en padres primerizos:

  • Es normal que algunas veces te angusties, pero debes controlarlo y no caer en el exceso. Hay muchas cosas que te vendrán de sorpresa pero debes aceptarlas e incluirlas en tu rutina, como el cambio de pañal, las comidas, los cólicos, el sueño...
  • Los bebés lloran, y mucho, es su forma de expresarse. A menudo sentirás agobio al no saber qué le pasa, pero es importante tranquilizarle y ver con calma qué es lo que necesita. Poco a poco irás entendiendo sus necesidades.
  • Muchos papás no saben muy bien cuál es la cantidad adecuada de leche para su bebé. Lo cierto es que no existe una cantidad exacta, dependerá de su crecimiento, su actividad, el número de tomas..., pero lo que es seguro, es que si tu pequeño se queda con hambre te lo hará saber.
  • También es bastante común que muchos padres no quieran sacar a su bebé de casa en las primeras semanas y más cuando son lugares con mucha gente. Los bebés necesitan mucha atención en exclusiva, y no se sienten cómodos en sitios con mucha gente y ruido. Pero todo esto no implica que no puedas salir de casa con él, intenta elegir bien los sitios a los que vas y todo será perfecto.
  • Es difícil conservar una vida de pareja con un bebé que requiere atención constantemente, pero es muy importante que tu pareja y tú intentéis sacar tiempo para vosotros.

Pero sobre todo, lo más importante es que tú te sientas bien con tu bebé, seguro que vas a ser un buen padre.

Quizá te interese