Prevención de accidentes domésticos

Los peques son curiosos, revoltosos y les gusta explorar todo lo que les rodea. Por eso no debemos descuidar la atención de nuestros hijos cuando están en casa, ya que muchos de los percances que sufren ocurren en el hogar. En la Aventura De Ser Madre os ofrecemos algunos consejos sin necesidad de convertir vuestra casa en una prisión de máxima seguridad:

  • Es importante mantener el suelo despejado y libre de obstáculos con los que los niños podrían dañarse. Además, los suelos excesivamente resbaladizos deberían evitarse, sobretodo en la época en la que el niño se aventura a andar.
  • Las barandillas y pasamanos tienen que estar siempre presentes y lugares como el cuarto de baño y, concretamente, en la bañera deberían utilizarse alfombrillas y adhesivos antideslizantes.
  • Todo aquello susceptible de poder ser abierto (puertas, ventanas, balcones) debería asegurarse con un sistema de bloqueo o barrotes si fuese necesario.
  • Nunca hay que guardar los alimentos junto a productos de limpieza, medicamentos, insecticidas o productos de jardinería, siendo aconsejable almacenarlos en lugar seguro e inaccesible para los pequeños.
  • Cuando se desinfecte, se trate con insecticidas o se pinte una zona de la casa no es recomendable que los niños permanezcan en ella.
  • Los braseros o estufas pueden ser también perjudiciales para los bebés, por lo que su uso no es conveniente cuando estén durmiendo.
  • La cocina puede ser lugar de riesgo. Los niños no deberían estar desatendidos mientras se cocina y para evitar salpicaduras hay que utilizar siempre las tapaderas correspondientes. Además, los mangos de sartenes y cacerolas no deben sobresalir del mueble de la cocina para evitar vuelcos peligrosos.Por lo tanto, es necesario alejar a los niños de fuentes de calor como la cocina, la plancha, mecheros o cerillas. Además, hay que mantener fuera de su alcance los objetos que presenten superficie o aristas punzantes o cortantes como cuchillos o tijeras.
  • Las precauciones a la hora de manejar aparatos eléctricos son comunes tanto para adultos como para niños por lo que no hay que permitir en ningún caso que sean los más pequeños los que manipulen dichos aparatos, pero en cualquier caso, existen sistemas seguros como los enchufes giratorios o de enclavamiento profundo. 

No queremos alarmar a los papás y a las mamás, por lo que, en lo que a seguridad se refiere, debe primar siempre el sentido común y la atención a los pequeños detalles.

Quizá te interese