Primeros meses del bebé: los cólicos

Los cólicos del lactante son, durante los primeros meses del bebé, uno de los mayores quebraderos de cabeza para los padres del peque en cuestión. No existe una justificación cien por cien exacta que de una explicación  a los cólicos aunque tiene que ver con la inmadurez del sistema digestivo. Otra posible causa es que el bebé trague aire durante la toma del biberón  o el pecho.

  • Los episodios de cólicos suelen durar alrededor de las 3 horas (o incluso más), y un síntoma característico  para identificarlo es que el pequeño encoge y estira las piernas debido al dolor. Parece que no hay manera alguna de calmarlo, su llanto aumenta si el ambiente que le rodea está cargado de nerviosismo y agobio, en su pequeña tripita se oyen ruidos de gases y no se tranquiliza con la toma.
  • Puedes ayudar a tu bebé a calmar el dolor utilizando algunos trucos. Está demostrado que lo que más  les reconforta es el contacto piel con piel: no existe un remedio más efectivo para un pequeño con cólicos que sentir el calor, la protección  y la cercanía  de su madre. Muchos papás también  le hacen masajes por todo el cuerpo, sobre todo en el abdomen, para ayudarle a  expulsar los gases.
  • También  es cierto que no existe ninguna manera  completamente eficaz contra los cólicos pero una buena forma de aliviarlos es: sostenlo en tus brazos para que sienta tu calor, hazle masajes que alivien en la medida de lo posible su dolor y, sobre todo, ¡no te agobies! Los cólicos son algo totalmente normal y tan solo duran unas semanas.

Quizá te interese