0 A 3 MESES

Las primeras semanas con tu bebé serán las de adaptación. Toca aprender cómo cuidarle y mimarle para que crezca sano y feliz y, para ello, debes informarte sobre cuál será su desarrollo durante los primeros meses de vida.

Del nacimiento a los 3 meses, el desarrollo global del bebé está marcado por su psicomotricidad. Tener la posibilidad de moverse libremente es fundamental para su salud física, mental y emocional. Por eso, se recomienda que el bebé pase ratos tumbado boca arriba, en una mantita en el suelo, con ropa amplia y cómoda para que pueda flexionar bien sus extremidades.

Destrezas físicas: 

  • Levanta la cabeza y el pecho cuando está tumbado boca abajo.
  • Se estira y patalea cuando está tumbado sobre la espalda.
  • Abre y cierra las manos.
  • Se lleva la mano a la boca
  • Agarra y sacude los juguetes

Destrezas sociales:

  • Empieza a desarrollar una sonrisa social.
  • Disfruta jugando con las personas.
  • Poco a poco, se vuelve más comunicativo
  • Desarrolla expresión en cara y cuerpo
  • Imita algunos movimientos y expresiones

Desarrollo sensorial:

  • Sigue a los objetos en movimiento.
  • Reconoce objetos familiares y personas a distancia.
  • Empieza a usar las manos y los ojos con coordinación.
  • Prefiere los olores dulces.
  • Prefiere las sensaciones suaves a las ásperas.

Alimentación y sueño

¿Tienes intención de amamantar a tu hijo? Lo ideal, es empezar a dar el pecho al bebé dentro de la sala de partos, nada más nacer. Sin embargo, si esto no es posible, no te preocupes, podrás alimentar a tu pequeño con la ayuda de la matrona y el pediatra perfectamente. Cuando la lactancia materna no es posible o debe complementarse, debemos utilizar las fórmulas adaptadas que encontramos en el mercado.

En cuanto al sueño, con suerte, tu bebé pasará la mayor parte del tiempo durmiendo. Sin embargo, los bebés no tienen ciclos regulares de sueño hasta aproximadamente los 6 meses. Durante estos primeros meses, es recomendable que duerma cerca de la mamá para facilitar la lactancia y que esté controlado. En los momentos que no estés junto a él, disponer de un vigila bebés te será muy útil para estar pendiente siempre de los movimientos del pequeño.

La higiene

No es necesario que bañe continuamente a su bebé si lava bien la zona del pañal cuando le cambie. Con bañarlo tres veces a la semana debería ser suficiente ya que bañarle con más frecuencia podría secar su piel.

Durante la primera o segunda semana, hasta que se caiga el cordón umbilical, su recién nacido sólo deberá recibir baños de esponja. Asegúrate de usar una esponja natural que cuide y mime su piel.

Una vez que la zona umbilical cicatrice, puede probar colocar a su bebé directamente en el agua. Sus primeros baños deben ser tan suaves y breves como sea posible.

El momento del baño, suele ser temido por las madres primerizas que tienen miedo de que el bebé se escurra y se haga daño. Si es tu caso, no te preocupes, existen bañeras portátiles, hamacas para el baño y alfombras antideslizantes que te facilitarán la tarea.

ANTERIOR SIGUIENTE

Quizá te interese