6 A 9 MESES

Tu bebé ya ha cumplido el medio año de vida, ¡felicidades! El inicio del gateo, sus primeros balbuceos, el desarrollo de sus sentidos… Tu pequeño crece cada día más rápido.

Introducción de nuevos alimentos

Durante esta etapa, el principal cambio en su crecimiento está relacionado con la alimentación. Tu bebé ya tiene sus primeros dientes y, por lo tanto, deberás introducir una alimentación complementaria a su dieta - fruta, cereales, pescado, huevo, carne… 

  • Los nuevos alimentos se ofrecen con mucha paciencia y sin prisas e incorporar al bebé en la dieta familiar, será un proceso lento que se extenderá hasta el final del primer año. Al principio, será más sencillo si el bebé está sentado sobre su madre. Después, cuando la madre sienta que está preparado, se le puede sentar en la trona. Se recomienda introducir los nuevos alimentos de uno en uno y con intervalos de una semana o más. También hacerlo en pequeñas cantidades y no obligar nunca al niño si no muestra interés por ellos. Los bebés que toman el pecho, pueden tardar más tiempo en interesarse por la comida de sus padres y es muy importante tener presente que la hora de la comida debería ser un momento agradable para el bebé y los adultos, donde el pequeño se sienta uno más de la familia. 
  • El caldo vegetal es la base de las primeras sopas de los más pequeños. Aporta muy pocas calorías y proporciona sales minerales, vitaminas y fibra. Al principio, puede prepararse con patatas y zanahorias.
  • A partir del quinto o sexto mes, el puré de verdura se puede enriquecer con pequeñas cantidades de cereales, que incrementan el aporte energético. No obstante, hay que tener cuidado, ya que antes de los seis meses cumplidos no se deben introducir en la alimentación del bebé alimentos que contengan gluten.
  • Los nuevos alimentos se le pueden ofrecer triturados o en pequeños trocitos, para que él los coja con sus manos y se los lleve a la boca, así también podrá conocerlos en su textura original y desarrollará su habilidad para masticar. Se puede empezar con la fruta, por ejemplo, u ofreciéndole unos granitos de arroz cocido con una cucharita. Si al principio rechaza la cuchara, no hay que forzarle. 

¿Ha comenzado a gatear?

Al octavo mes, es muy probable que el bebé esté comenzando a gatear, aunque algunos habrán empezado semanas atrás y otros, estarán a punto de hacerlo. Los estudios confirman que no es tan importante la edad a la que el bebé comienza a desarrollar sus destrezas físicas, como sentarse, gatear o andar, pues el margen de normalidad es muy amplio. Lo que sí es fundamental es que no se salte ninguna etapa. 

  • Cualquier avance en la motricidad supone que el bebé ha realizado numerosos movimientos intermedios, y para ello precisa contar con las condiciones necesarias: un entorno seguro y ropa adecuada. 
  • Por entorno seguro se entiende un espacio físico en que el bebé no pueda sufrir ningún accidente, se aconseja que pase mucho tiempo en el suelo para poder ejercitar sus músculos y moverse libremente. 
  • La ropa más adecuada es la que le permite flexionar y rotar sus articulaciones con comodidad, y está elaborada con tejidos naturales, como el algodón o la lana.
  • Si todavía no se ha hecho, será preciso tomar medidas de seguridad en el hogar para proteger al bebé de posibles peligros  y no tener que estar todo el tiempo diciéndole que “no” y limitando su necesidad de explorar el entorno. Para prevenir accidentes domésticos habrá que colocar tapa enchufes, cantoneras en las mesas y esquinas peligrosas, barreras en las escaleras, cierres de seguridad en las puertas de los muebles y los cajones. También será útil clavar las estanterías y los muebles a la pared, para evitar el riesgo de que se los eche encima si intenta trepar por ellos.

La importancia del juego 

Ahora, una actividad fundamental para el bebé es el juego, y lo seguirá siendo durante los próximos años.

  • A través del juego, el niño aprende habilidades sociales, lengua, matemáticas, lógica, valores, etc.
  • Cuanto más juegan los niños, más aprenden y, además, los padres pueden divertirse mucho jugando con el bebé y fortaleciendo el vínculo entre padres e hijo.
  • También es importante que respeten el tiempo de juego del bebé en solitario y que cuando esté concentrado en una actividad no le interrumpan. 
  • A los bebés de esta edad les encantan las canciones repetitivas, los juegos sencillos y los cuentos. 
ANTERIOR SIGUIENTE

Quizá te interese