MODA

Elegir bien la ropa de los niños

Comprar ropa a nuestros hijos es, en muchas ocasiones, todo un reto para padres y madres. ¿Qué tipo de tela debo elegir? ¿Le compro ropa más grande para que le dure más tiempo? ¿Va mi niño a la moda?

Si preguntamos a todos los padres que van en busca de ropa para sus hijos qué es lo que más priorizan, seguro que el 90% de ellos nos dirían que la comodidad y sobre todo la durabilidad, es decir, calidad en los materiales. Cualquier prenda infantil debe ser una mezcla perfecta entre comodidad, estética, protección y usabilidad.

¿Qué debemos tener en cuenta?

1. Materiales: Los materiales naturales son la mejor opción. En ese caso, la estrella es el algodón. No produce alergias, es suave, fresco y permite la transpiración, evitando que el sudor irrite la piel. En la ropa para bebés, es importante evitar bordados que puedan irritar su piel o adornos que puedan desprenderse.

2. Comodidad: es importante que las prendas sean fáciles de poner y de quitar para evitar lastimarles, sobre todo a los más frágiles. 

3. Básicos del bebé: en los primeros meses hay algunas prendas básicas que no pueden faltar en su armario como los pijamas de una pieza con pies para la noche, poniendo especial atención en que los cierres estén forrados. Para el día, los bodies que faciliten el cambiado del pañal y las medias o pantalones que protegen los pies del frío. 

4. La talla:  la medida de meses sugerida en las prendas es solo una guía para regalos, a la hora de elegir la talla más adecuadas para tu hijo, es importante basarse en la medidas del mismo, ya que esto puede variar muchísimo sin importar la edad. 

5. El precio: a la hora de comprar indumentaria infantil el precio es un factor muy importante a tener en cuenta, pero no el único. Hay que tratar de encontrar un equilibrio entre precio, calidad y utilidad.

6. Calzado: la elección del calzado a especialmente importante cuando comienzan a andar y en su elección hay que tener en cuenta el material (la tela es el mejor para el inicio), la suela (que proteja sin limitar el movimiento), la altura (se recomienda tener protegido el tobillo en los comienzos) y la horma (que no tengan arco hasta aproximadamente los 3 años).