30 PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE EL EMBARAZO Y EL PARTO

Preguntas frecuentes durante el embarazo

1. Durante los cinco meses que llevo embarazada he pasado tres resfriados, ¿es normal? ¿son peligrosos para el feto?

Durante el embarazo el sistema inmunitario de la mujer disminuye su actividad, para evitar que ataque al embrión (compuesto en su mitad por células del padre, que son extrañas al cuerpo de la madre). Esto supone que las mujeres embarazadas son más propensas a pequeñas dolencias, como los catarros. Como además están desaconsejados los medicamentos, puede que los síntomas duren más días. Se aconseja descansar lo suficiente y beber mucho líquido. Si sube la fiebre más de 38,5º hay que consultar con el médico, es probable que recete paracetamol, pues la fiebre alta es muy grave en el embarazo, puede causar aborto o malformaciones en el feto.

2. Estoy embarazada de gemelos, ¿podré amamantar a los dos?

Sí, es posible alimentar a gemelos con lactancia materna exclusiva. La cantidad de leche que produce la madre depende de la demanda de los bebés, así que si a los gemelos se les ofrece el pecho a menudo, estarán perfectamente alimentados. Es importante, como cuando se trata de un bebé, que la lactancia comience lo antes posible, y que se dé el pecho en una posición correcta. Se recomienda darles el pecho a la vez, sobre todo las primeras semanas, alimentarse bien y descansar mucho. También es importante buscar ayuda en las tareas domésticas, para poder dedicarse a los bebés. Cuando se trata de gemelos la madre quizá no encuentre el apoyo que necesita para amamantarles a los dos, y es probable que mucha gente le quite las ganas, para no tirar la toalla antes de tiempo, es importante que se ponga en contacto con una asociación de apoyo a la lactancia, las hay especializadas en gemelos, trillizos...

3. Embarazada de mi segundo hijo, ¿es verdad que el parto será mucho más rápido? ¡Me da miedo no llegar al hospital!

Sí, es verdad que será más rápido. La dilatación en el segundo parto es mucho más rápida, el cuello del útero es más flexible y le resulta más fácil abrirse. Si se opta por un parto natural, el dolor también será más intenso y las ganas de empujar llegarán con gran fuerza. Pero salvo casos excepcionales, no habrá problema para llegar a tiempo al hospital antes el expulsivo.

4. Vivo con un gato, ¿puede contagiarme la toxoplasmosis?

Sí, las mujeres embarazadas deben extremar sus precauciones con los gatos. Durante el embarazo no deberían limpiar su caja de arena, y si no puede hacerlo nadie más, tendrán que ponerse guantes de plástico y después lavarse las manos con jabón. Las heces de los gatos pueden contener un parásito llamado “Toxoplasma Gondii”, que es el causante de la toxoplasmosis. Como la toxoplasmosis es una enfermedad muy grave para el feto, que puede causar malformaciones o aborto espontáneo, la recomendación se hace en general. Pero sobre todo hay que tener cuidado con los gatos que salen a la calle y pueden infectarse comiendo algún animal contaminado. A los gatos se les puede hacer una prueba para saber si tienen el parásito o no. Para los adultos la toxoplasmosis no es peligrosa y puede que la mujer ya la haya pasado y no lo sepa, pues los síntomas son parecidos a los de una gripe. Si la mujer tiene anticuerpos, no hay peligro de contagio.

La carne cruda o poco hecha también puede contagiar la toxoplasmosis. La toxoplasmosis se puede contagiar solo tocando la carne cruda, por eso además de hacerla mucho, hay que limpiar bien los instrumentos que se utilicen para prepararla, como las tablas y los cuchillos, y lavarse bien las manos después de cocinar. Para prevenir la toxoplasmosis se aconseja no comer carne cruda ni alimentos que la contengan, como los embutidos.

La verdura cruda y mal lavada también puede ser un foco de infección, pues la tierra donde crece puede estar contaminada. Hay que tener especial cuidado al lavar los ingredientes de las ensaladas, como la lechuga, y pelarlos bien, por ejemplo, las zanahorias.

Con la tierra del jardín también hay que tomar precauciones, ponerse guantes y lavarse las manos después de las labores de jardinería, pues la tierra puede contener el parásito.

5. ¿Puedo seguir con mi dieta vegetariana durante el embarazo?

Sí. Si la mujer era vegetariana antes de quedarse embarazada, no tiene por qué cambiar su alimentación, pero sí tendrá que adecuarla a las necesidades del feto en crecimiento. Durante el embarazo es necesario tomar más proteínas, que la mujer vegetariana obtiene de fuentes vegetales, como las legumbres, los frutos secos y los cereales integrales. La recomendación es incluir proteínas en las tres comidas principales y tomar un tentempié que contenga proteína. Dejar de comer carne y pescado supone aprender a sustituirlos por otros alimentos. Para obtener proteínas completas, con aminoácidos esenciales, las proteínas vegetales hay que combinarlas con granos como el arroz o el cuscús. La quinoa es una fuente excepcional de proteínas. Algunas mujeres vegetarianas sienten durante el embarazo un fuerte deseo de comer carne o pescado, puede que su cuerpo esté reclamando algún nutriente que necesita, como las proteínas o el hierro. Tendrán que esforzarse entonces en elegir mejor sus alimentos y combinarlos de la forma más adecuada, si desean seguir adelante con el vegetarianismo.

El hierro se puede obtener de los cereales integrales, las verduras de hoja verde y las legumbres, entre otros, y si se toma con un alimento que tenga vitamina C, como el tomate, la naranja o el pimiento, el hierro se absorbe mejor.

Si la mujer embarazada es ovolactovegetariana, es decir, toma huevos y lácteos, normalmente no tendrá problemas en obtener los nutrientes que necesita. Si es vegana, no toma huevos ni lácteos, tendrá que vigilar también que toma suficiente vitamina B12, presente en los alimentos de origen animal y necesaria para producir glóbulos rojos.

6. ¿Puedo seguir utilizando lentillas?

Se aconseja limitar su uso, pero dependerá de las molestias que sienta cada mujer. Durante el embarazo el cuerpo de la mujer retiene líquido, y esta retención puede hacer que el cristalino y la córnea del ojo aumenten su tamaño, también puede aumentar el fluido del globo ocular. El ojo sufre una presión que puede ocasionar que la mujer vea borroso. Habitualmente se soluciona tras el parto. Conviene consultar con el médico o la matrona los problemas de visión.

7. ¿Por qué son tan importantes los ácidos grasos omega 3?

Los ácidos grasos omega 3 son esenciales para el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso del bebé. Los ácigos grasos omega 3 dan a las membranas de las neuronas la flexibilidad que necesitan para funcionar de manera óptima. Algunos estudios muestran que cuando la mujer sigue una dieta rica en ácidos grasas omega 3 durante el embarazo y la lactancia mejora el desarrollo cognitivo del bebé. Los ácidos grasos omega 3 se encuentran principalmente en el pescado azul (salmón, trucha, sardina, boquerones...). Se recomienda tomar dos raciones semanales de pescado, sobre todo durante el tercer trimestre, que es cuando se desarrolla la maduración neurológica. Pero no conviene tomar más de lo necesario, pues casi todos los peces contienen mercurio, un metal muy peligroso para el feto. Entre los peces que más mercurio acumulan están el tiburón y el pez espada. Además de en el pescado azul, los ácidos grasos omega 3 también se encuentran en las nueces y las semillas de lino.

8. Embarazada de tres meses, trabajo ocho horas al día frente al ordenador, ¿corremos algún riesgo mi bebé o yo?

No, pero sí es cierto que trabajar delante del ordenador aumenta el riesgo de que la mujer sufra dolores de cabeza, que pueden ser habituales durante el embarazo. Se recomienda hacer descansos frecuentes, apartar la vista del ordenador y beber mucho líquido. Además, conviene levantarse a estirar las piernas. Como habrá que ir al baño con más frecuencia, no habrá excusa para no hacerlo.

9. ¿Se puede esquiar durante el embarazo?

Depende. Si se hace, habrá que tomar muchas precauciones, por ejemplo, la altura, pues no se recomienda que la mujer embarazada esté en zonas altas, por la falta de oxígeno. También habrá que tener en cuenta su pericia con los esquís, pues no es tiempo ahora de apuntarse a un curso de iniciación. Y el momento del embarazo, en el último trimestre es habitual que la mujer esté más torpe y sea más fácil perder el equilibrio y caerse.

10. ¿Qué quesos pueden contagiarme la listeriosis?

Los que no han sido elaborados con leche pasteurizada y los que tienen la corteza blanda, como el brie, el cammembert, el roquefort, y el queso azul. Hay que leer las etiquetas para asegurarse que los lácteos que se toman están hechos con leche pasteurizada.

La listeriosis es una infección muy grave producida por la listeria, una bacteria que se reproduce en la leche, también en la tierra, el agua y el ganado. La listeriosis puede provocar aborto, muerte fetal y parto prematuro.

Además de en el queso, la listeria también se reproduce en verduras, carnes y pescados. Hay que lavar bien las verduras crudas, y tener cuidado con las ensaladas preparadas y empaquetadas. La carne y el pescado hay que cocinarlos suficientemente. Hay que tener especial precaución con el pollo frío, el paté y las comidas para llevar. El pescado hay que comprarlo en una pescadería de confianza, o que esté envasado al vacío. Las sobras hay que recalentarlas bien, hasta que echen humo.

11. Tengo un hijo de dos años, ¿puedo cogerle durante el embarazo?

Sí... pero con cuidado. Vivir un embarazo mientras se cuida un niño pequeño puede ser un poco más complicado, y cansado. A partir de ahora, siempre habrá que estar pendiente de dos niños en distintas etapas de crecimiento. Durante el segundo embarazo de la madre, es normal que el hijo mayor, que habitualmente sigue siendo un niño pequeño, quiera seguir teniendo las mismas muestras de afecto y de atención por parte de su madre. A veces se le puede explicar que espere un poco, o pedirle al padre que lo coja, pero otras, será necesario cogerle, y además apetecerá mucho. Para el feto no es perjudicial que la madre levante a su hermanito mayor, pero sí puede ser molesto para la espalda de la madre. Es importante que la madre se ponga en una postura correcta para coger al niño, se agache con las rodillas, no se incline hacia delante, y deje que las piernas hagan el trabajo. Si la madre teme perder el equilibrio, le puede pedir al niño que suba a una silla, para no tener que agacharse. También se le pueden ofrecer alternativas, como subirse al regazo de la madre sentada, para contarle un cuento o hacerle caricias.

12. Tengo los pezones invertidos. ¿Podré amamantar?

Sí. Muchas veces la succión del bebé basta para sacarlos. Además, los bebés no maman de los pezones, sino del pecho. El pezón no sirve para mamar, sino para indicarle al bebé dónde tiene que mamar. Consultarlo con la matrona o una monitora de lactancia ayudará mucho.

13. Estoy embarazada de tres meses y mi novio me ha dejado, ¿podré llevar adelante sola el embarazo?

Sí, muchas madres viven sus embarazos sin la compañía de su pareja. Unas lo han elegido, y otras no. Cuando no es una opción elegida, habrá momentos difíciles y muchos temores. La parte positiva es que si la ruptura llega tras conflictos y peleas, la mujer podrá recuperar la calma y su bienestar emocional. A las mujeres que se enfrentan a la maternidad sin pareja, se les aconseja tejer una red de apoyo, entre las amigas y la familia más próxima, que acompañe en estos meses. También pensar quién podría acompañarles a las clases de preparación al parto y al parto, y quién podrá echar una mano durante el postparto. Se puede buscar también a mujeres que estén viviendo una situación parecida, con las que compartir inquietudes. También hay que hablar con el futuro padre, en la medida de lo posible, para concretar con él su implicación con el bebé y la ayuda que va a brindar en su crianza.

14. ¿Durante el embarazo hay que ventilar la casa con más frecuencia?

Sí. Las sustancias que se inhalan también pueden llegar a ser nocivas para la futura madre y su bebé. Se aconseja ventilar con frecuencia la casa, y que la mujer embarazada esté en ambientes libres de humo y de contaminación. En casa se puede crear una atmósfera peligrosa con los gases que emanan los materiales de construcción, o las sustancias que desprenden la pintura, los productos de limpieza, las moquetas, los pegamentos... También es importante ventilar el coche al subirse, y evitar estar cerca de tubos de escape en marcha.

15. ¿Qué tipo de depilación es más segura?

En general, es seguro depilarse durante el embarazo. La depilación láser, la cera, la crema, las maquinillas, son técnicas de bajo riesgo, y cada una tiene sus pros y sus contras. La piel absorbe muy poca cantidad de crema depilatoria, y no supone riesgo para el feto. El calor que genera la depilación con láser es muy localizado y durante poco tiempo. Aún así, como medida preventiva, se aconseja distanciar cualquier tipo de depilación el mayor tiempo posible.

16. ¿Puedo tomar café?

Sí, con moderación. Se recomienda no superar las dos tazas diarias de bebidas que contienen cafeína: café, té, bebidas de cola, bebidas energéticas. El exceso de cafeína puede ser perjudicial para el feto y provocar aborto espontáneo y retraso en el desarrollo del feto. La cafeína atraviesa la placenta y entra en la circulación sanguínea fetal. Hay que empezar a dosificar el café cuando se empieza a buscar el embarazo. La cafeína crea adicción, si la madre tomaba muchos cafés antes del embarazo, puede probar a sustituirlos por descafeinados, y poco a poco ir disminuyendo la cantidad. Las bebidas de cola se pueden cambiar por zumos y refrescos.

17. ¿Es seguro bucear?

No. Durante las cuarenta semanas que dura el embarazo no se puede bucear. Las consecuencias pueden ser muy graves para el feto. Durante las inmersiones se producen burbujas nitrogenadas que pueden llegar al feto a través de la placenta y taponarle un vaso sanguíneo, con consecuencias mortales si es del cerebro o el corazón. Los tratamientos de descomprensión pueden ser muy peligrosos.

18. ¿Puedo echar sal en las comidas?

Sí, durante el embarazo se puede seguir disfrutando de comidas sabrosas. Además la cantidad de sangre y fluidos corporales han aumentado, y también la necesidad de agua y sal. Se recomienda no tomar más de seis gramos al día, y como esto es muy difícil de saber exactamente, lo mejor para controlar la sal es reducir el consumo de comida preparada y cocinar platos nutritivos en casa, añadiéndoles sal al gusto. Se recomienda la sal yodada. El yodo es un mineral muy importante para el desarrollo del feto, que la madre obtiene a través de la dieta, alimentos ricos en yodo son pescados y algas.

19. ¿El parto en casa es seguro?

Sí, si se trata de un embarazo de bajo riesgo. El parto en casa está atendido por matronas, con las que hay que contactar durante el embarazo, cuanto antes mejor, para que realicen el seguimiento del embarazo y se establezca una relación amistosa con ellas. Las mujeres que optan por el parto en casa disponen de un entorno acogedor, de tiempo, del apoyo cualificado y experto de la matrona, y de la compañía de la pareja, los hijos o las personas que deseen, por ejemplo una doula, o la propia madre. En el ambiente íntimo y seguro del hogar, el parto suele avanzar con facilidad. Si surge alguna dificultad, puede ser necesario acudir al hospital. En España no existe coordinación entre las matronas que atienden los partos en casa y los hospitales, por lo que si el parto en casa se complica, la mujer tendrá que acudir al hospital más cercano y pasará a ser atendida por las matronas y los médicos del hospital.

20. Estoy embarazada y no he pasado la rubéola, ¿qué puedo hacer?

Lo ideal es confirmar si se tienen anticuerpos de la rubéola antes de buscar un embarazo. Pues durante el embarazo no se aconseja poner ninguna vacuna. La rubéola es una enfermedad inofensiva para la mujer, pero muy peligrosa para el feto. Por eso se recomienda vacunar a las niñas cuando tienen 14 años. Si la mujer descubre que no tiene anticuerpos cuando ya está embarazada, tiene que cuidarse para mantener un buen estado de salud general. Si cree que puede haber estado en contacto con alguna persona infectada, tendrá que comentarlo con el médico.

21. Tengo el pecho muy pequeño, ¿tendré leche para mi bebé?

Sí. El tamaño del pecho no guarda ninguna relación con la cantidad de leche. La cantidad de leche que produce el pecho está regulada por la succión del bebé, así que si se le pone a menudo al pecho, producirá justo la que necesita para estar bien nutrido.

22. ¿Puedo seguir cocinando igual, o hay que tomar alguna medida especial, como tener más higiene en la cocina?

Es muy importante aumentar la higiene en la cocina durante la preparación de los alimentos. La mujer embarazada es muy sensible a todos los microorganismos potencialmente peligrosos, y el feto también. Hay que cocinar con tiempo, lavarse las manos a conciencia, con agua caliente y jabón y secarlas bien antes de comenzar a preparar la comida. Durante la preparación también habrá que lavarlas regularmente. Los alimentos tienen que estar en la nevera hasta que se vayan a preparar. Se recomienda limpiar las superficies en las que se trabaja con agua caliente y jabón y secarlas bien, así como todos los utensilios que se utilizan en la preparación de las comidas. Las verduras crudas hay que lavarlas correctamente, y las frutas pelarlas. Mejor evitar la comida preparada. Cuando hay sobras, hay que congelarlas inmediatamente, y después calentarlas mucho, sólo se pueden congelar una vez. Los alimentos tienen que estar bien colocados en la nevera, no se debe mezclar, por ejemplo, la carne cruda con la verdura que está lavada o los alimentos cocinados, para evitar contagios. Las esponjas y los paños de cocina hay que lavarlos escrupulosamente, pues pueden contener bacterias. Los platos y los utensilios de cocina hay que secarlos bien.

23. ¿Puedo tomar el sol?

Sí, pero con mucha precaución. Lo mejor es evitar las horas que más calienta, entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde, utilizar cremas de protección solar adecuadas, un sombrero o gorra, no permanecer largo rato tumbada al sol, refrescarse con frecuencia en la piscina o el mar y beber mucho. El mayor riesgo que tiene tomar el sol durante el embarazo es que puede provocar un aumento de la temperatura corporal, con consecuencias peligrosas para el feto. A la madre, tomar el sol en exceso le puede suponer que aparezcan manchas en la piel, llamadas cloasma, o máscara del embarazo.

24. Estoy en la semana 35, ¿es normal soñar con el bebé?

Sí, muy normal, aunque también hay mujeres que no recuerdan sus sueños. En sueños, la madre expresa sus enormes deseos de comunicarse con su hijo. A veces los sueños ponen de manifiesto los temores de la futura madre, y puede que no sean agradables. La mujer puede soñar con el rostro de su bebé, o con un niño mayor que ya habla y camina. Los sueños más intensos se suelen dar durante el tercer trimestre.

25. ¿Puedo hacerme un tratamiento dental que requiera anestesia local?

Sí. Durante el embarazo las encías pueden sangrar e inflamarse, debido a los cambios hormonales. Si se requiere un tratamiento dental con anestesia local no hay ningún peligro para el bebé. Aunque el dicho de que en cada embarazo se pierde un diente es historia, sí es cierto que el cuidado bucal es muy importante durante el embarazo. Hay que limpiarse correctamente los dientes después de cada comida, y además del cepillo y la pasta, utilizar hilo dental. También acudir al dentista cada vez que haya una molestia.

26. En mi gimnasio hay sauna, ¿es seguro seguir utilizándola durante el embarazo?

No es aconsejable. El aumento de la temperatura corporal de la madre aumenta los riesgos para el feto en desarrollo. Además, la mujer embarazada se puede sentir mareada y desmayarse. Tampoco es aconsejable bañarse en agua muy caliente, por idéntico motivo.

27. ¿Es buena idea hacer obras en casa?

Pues no mucho. Si no queda más remedio, lo mejor es que se encarguen otras personas de las obras, y que se ventile bien. Inhalar el polvo de las obras, o las sustancias volátiles de pinturas y barnices, puede resultar muy peligroso.

También hay que tener cuidado al limpiar en casa. Hay estudios que confirman que la lejía, los ambientadores, y muchos productos de limpieza, son dañinos para el feto. Se aconseja utilizar guantes y productos naturales para la limpieza.

28. Tengo previsto viajar a Kenia en el sexto mes el embarazo, ¿podré hacerlo?

Lo mejor es retrasar el viaje, al menos hasta que el bebé tenga nueve meses (que es cuando se podrá vacunar de la fiebre amarilla). Durante el embarazo no es aconsejable ponerse vacunas, y muchos destinos requieren vacunación obligatoria de fiebre amarilla, además de tomar un tratamiento preventivo para la malaria. Si el viaje es inevitable, habrá que valorarlo con el médico.

En muchas partes del mundo la sanidad local no es la más adecuada en caso de que ocurra alguna emergencia, y habrá que extremar las precauciones para evitar alimentos y agua contaminados. Contagiarse es más fácil para la mujer embarazada, y la fiebre alta y la diarrea, pueden ser situaciones de riesgo para el feto.

29. ¿Qué es un parto inducido?

El que se pone en marcha de forma artificial, mediante prostaglandinas, normalmente en forma de supositorios vaginales, o mediante la colocación intravenosa de oxitocina sintética, para que comiencen las contracciones.

Los motivos para inducir o provocar un parto son: llegar a la semana 42 sin síntomas de que el parto está cerca, sufrir preeclampsia, que haya poco líquido amniótico, o que el parto no comience entre 24 y 48 horas después de que se ha roto la bolsa amniótica.

30. ¿Puedo hacerme radiografías?

No. Mejor dejarlas para después. Aunque la radiación es muy baja, el riesgo es muy grande, pues puede dañar las células del feto.