3-4 AÑOS

Por fin pasó la época del no y, ahora, el niño se siente más seguro de su individualidad, aunque puede que todavía tenga alguna rabieta. Su ritmo de crecimiento es más estable que en los años anteriores y a los tres años comienza la segunda etapa de la Educación Infantil, que para muchos niños será el momento de ir al cole por primera vez y, para aquellos que hayan ido antes a la guardería o escuela infantil, será necesario un periodo de adaptación. 

Desarrollo

  • En estos años, la imaginación del niño se dispara y con ella, su gusto por los cuentos y los juegos de imitación. Además, su curiosidad también irá en aumento y ‘¿por qué?’ se convertirá en su palabra favorita.
  • Es frecuente que durante estos años, los niños tengan amigos imaginarios, ya que su imaginación es muy activa y no saben distinguir entre realidad y fantasía. Pero no te sobresaltes, esto no es algo de lo que debas preocuparte.
  • El niño de tres años es muy activo artísticamente, necesita expresarse, le encanta dibujar, hacer manualidades... Al principio, hará garabatos en forma de redondeles, para después incorporar las líneas rectas y unirlas hasta dibujar una figura humana, que más tarde irá complicando con escenas y otros personajes con los que está relacionado.
  • Los cuentos alimentan su fantasía. Por eso, los expertos aconsejan leer muchos cuentos a los niños en esta etapa. Además de alentar su imaginación, a medida que van creciendo, con la lectura de los cuentos también les damos la posibilidad de comprender sus conflictos emocionales y fomentamos su pasión lectora.

Alimentción 

Los especialistas en nutrición desaconsejan que se obligue a los niños a comer. Cuando dicen que no quieren más, es porque su cuerpo les ha informado de que está saciado, así que no conviene insistirles ni siquiera en que tomen una cucharadita más. Es importante respetarles, porque así aprenderán a confiar en las señales de su propio cuerpo y ya no perderán esa capacidad cuando se hagan mayores.

Salud dental y hábitos de vida diaria

Desde una edad temprana, el niño necesita atención dental de forma regular. Conforme le vayan saliendo los dientes, deben comenzar a cepillarlos suavemente con un cepillo blandito y poca pasta dental, e ir enseñándoles poco a poco cómo se hace y la rutina que deben seguir.

Los buenos hábitos de actividades físicas que se aprenden en la infancia, servirán para que en un futuro se conviertan en adultos activos y saludables. Por eso, recuerda que es importante que tu hijo haga ejercicio regularmente, algún tipo de deporte con el que aprenda pero, sobre todo, se divierta.

Primeros días de colegio

Cuando los más pequeños se incorporan a las aulas, significa la entrada de los niños en un mundo completamente nuevo. Tras esos terribles días de desconcierto, pronto se encontrarán a gusto en este nuevo lugar donde aprenderán nuevas cosas. 


ANTERIOR SIGUIENTE

Quizá te interese