VUELVE A SER TU MISMA

Cuando te conviertes en madre, tus prioridades cambian. El bebé es lo primero y no hay nada que pueda interponerse entre la mamá y su bebé. Muchas mamás piensan que, después de dar a luz, su cuerpo y su vida volverán a ser enseguida como antes del embarazo. 

Después del embarazo necesitas un tiempo para recuperarte después de los nueve meses de gestación. Pero todo, paso a paso.

¿Cómo cambiará mi vida social? 

Las primeras semanas después del parto serán las más duras. Estarás cansada y te conviene guardar fuerzas para las salidas importantes, como la visita a la matrona o al pediatra. A partir del mes, superado el caos de las primeras semanas, será más fácil que empieces a retomar tu vida social.

Tu nuevo estilo de vida puede afectar a tu relación con amigos solteros, ya que tener un bebé suele significar tener menos tiempo para quedar con ellos. Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para que tus amistades sobrevivan a todos los cambios, como por ejemplo, conseguir un calendario y organizarte con tu pareja para que los dos podáis tener tiempo para disfrutar en pareja, con los amigos y, sobre todo, tiempo para disfrutar del bebé.

Incorporación al trabajo

Es normal que te preocupe la vuelta al trabajo, pero con organización y ayuda, tu reincorporación será perfecta. Lo primero de todo será decidir con quién se quedará tu hijo cuando vuelvas al trabajo. Una vez tengas esto solucionado, te quedarás mucho más tranquila.

Lo importante es que encuentres una solución con la que te sientes segura, y eso implica que sientas total confianza por la persona que se va a quedar a cargo de tu bebé, ya sea un familiar, una canguro o en una escuela infantil.

Seguramente, los primeros días en el trabajo sean duros y te asaltarán un montón de emociones: desde la tristeza a la culpabilidad por dejar al bebé con otra persona. Sin embargo, debes pensar que tú estás bien, tu hijo también lo estará y que aunque pases menos tiempo con él, será tiempo de calidad.

Es importante también que antes de organizar tu reincorporación al trabajo, tengas claros tus derechos laborales, lo que incluye: permiso de lactancia, reducción de la jornada, excedencia…

Recuerda que tu bebé es importante pero, para su bienestar, es imprescindible que te encuentres con fuerzas y feliz. 


Quizá te interese